Estudio Mario Aguirre

Independencia de la Corte Suprema | por Mario Aguirre


Introducción

Desde 1962 no existe en la Corte Suprema de los U.S.A. una banca ocupada por un juez independiente. El último fue el juez Frankfurter –integrante de la conformación del período 1958-1961[1]-. La circunstancia de la filiación política de los integrantes de la Corte Suprema estadounidense es pública, notoria, y por ende, conocida por la masa de los ciudadanos de ese país. A riesgo de resultar sobreabundante, a nadie escandaliza la pertenencia política e ideológica a uno u otro de los dos partidos mayoritarios, el Republicano y el Demócrata: Muy por el contrario, me atrevo a conjeturar que el ocultamiento de la misma le acarrearía serios inconvenientes al magistrado evasivo, toda vez que no sólo la publicidad de los actos de gobierno, sino también la publicidad de la vida de los integrantes de las tres funciones del poder ha sido una de las razones sobre las que los estadounidenses han asentado su Estado de Derecho y sus instituciones republicanas.


[1] Black’s Law Dictionary, página 1792. West, a Thomson Business, Minesota, U.S.A., 2004.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: